Economía vecinal, un concepto para salir juntos de la crisis

Crece tu negocio a digital en 2 minutos.

Economía vecinal, un concepto para salir juntos de la crisis

economia-vecinal
  • Este modelo (economía vecinal) promueve la posibilidad de crear pequeños epicentros económicos que impactan directamente en el desarrollo comunitario

La columna vertebral de cualquier economía no se encuentra en las empresas multinacionales o en el desarrollo y aplicación de ciencia o tecnología. La base que sostiene el PIB de las naciones (y promueve millones de empleos) son los micronegocios y las PyMes.

Esto se ve exacerbado en Latinoamérica, donde las estadísticas de micronegocios no necesariamente reflejan la realidad, por el fuerte arraigo que existe de la economía “informal”, que (por lo general) son también parte del segmento “micro”.

Dejando a un lado este sesgo de información,  las estadísticas económicas siguen siendo abrumadoras.

Si tomamos como ejemplo a México, la fuerza de trabajo que representan los micronegocios es de 95% de las unidades totales de negocio oficialmente registradas en el país y generan 7 de cada 10 empleos.

Hablamos de las tienditas de abarrotes, de las fondas y restaurantes, de los pequeños proyectos enfocados en un producto o servicio, de oficios, de las empresas que emplean a menos de 10  personas. México es un caso cercano y representativo, pero este mismo escenario se repite consistentemente  en toda la región.

Desafortunadamente, esta columna vertebral ha sido  el sector más afectado durante la emergencia sanitaria que ha dominado el contexto mundial durante el último año.

Cuando el virus del Sars-Cov-2 azotó, en México se hizo más visible la competencia desequilibrada entre los pequeños negocios y las grandes compañías. Como resultado, más de 1 millón de micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMes) cerraron de forma definitiva.

Panorama difícil

Mientras las grandes cadenas de supermercados no resintieron el mismo impacto, los tianguis, mercados y pequeños locales comerciales sufrieron una notable disminución de demanda, lo que afectó severamente a una de las principales fuentes de ingreso de las familias mexicanas.

En las colonias populares de las Alcaldías Iztapalapa, Iztacalco, Coyoacán, Tlalpan, por ejemplo, casi 3 millones de personas vieron pausadas sus fuentes de ingreso a causa de las restricciones de la cuarentena (de acuerdo con datos del Inegi).

Es claro que tenemos un problema estructural, donde los micronegocios, que ya tenían una alta tasa de mortalidad, ahora ¡están peor! (y lamentablemente no se ven debates gubernamentales como en otros países sobre préstamos y estímulos que ayuden a este segmento). Pero aún hay esperanza…

¿Cómo podemos ayudar para que los oficios tradicionales no se extingan? Te lo contamos en este contenido de nuestro blog.

¿Qué es la economía vecinal?

El término “economía” es definido como “ciencia que estudia el sistema de producción, distribución, comercio y consumo de bienes y servicios de una sociedad o de un país”.

Como vemos, hablar de “economía” es un tema demasiado complejo, pero como dice el dicho “divide y vencerás”. ¿Qué pasa si reducimos el alcance?

Como propuesta de solución para este problema estructural está lo que hemos denominado “economía vecinal”, es decir, el sistema de producción, distribución, comercio y consumo de bienes y servicios de una comunidad de vecinos (que en conjunto hacen una ciudad, que en conjunto hacen un estado y, así hasta llegar a cubrir un país).

Se trata de formar una red hiperlocal e hiperactiva entre comerciantes y pobladores de la misma comunidad para mejorar el impulso de estos nichos. En teoría, el conjunto de nichos fuertes podrían revertir la situación actual.

Esta no es una idea radicalmente nueva. Hace aproximadamente 10 años, la Harvard Kennedy School puso en marcha el proyecto ¿Cómo es la economía del vecindario?, el cual identifica, en la ciudad de Nueva York, los retos económicos que enfrentan los vecindarios y la necesidad de desarrollo en cada espacio.

En este proyecto muestran con un mapa interactivo los niveles de acceso a salud, prestaciones, actividades recreativas y el impacto que tienen los negocios locales entre los vecindarios, siendo estos últimos uno de los factores más importantes para mejorar la calidad de vida dentro del vecindario.

Un segundo ejemplo de este concepto ocurrió en Inglaterra, a través de un estudio realizado por el Bank of England’s Chief Economic, donde señalan que la actividad económica de los habitantes de una misma colonia tiene más impacto cuando ellos incentivan los negocios del área, ya que al hacer esto logran atraer los productos y servicios idóneos para ellos, generando nuevos epicentros de comercio a baja escala.

Todos conocemos las campañas “consume lo hecho en…” que tienen auge desde los 80’s, sin embargo, lo nuevo es que la crisis sanitaria impide que mucha gente salga a la calle con normalidad o que los negocios reciban gente como antes.

 Lograr que esta interacción de compra-venta “local” se logre por medios tecnológicos masificados es un acercamiento fresco, pues permite mantener una sana distancia sin romper con la cadena de cuidados necesarios para minimizar contagios.

Hace tanto sentido que muchos (si no todos) los corporativos actuales comienzan a dar grandes pasos para migrar sus ventas físicas hacia la “venta en línea” o “hacer una app”. Pero como mencionamos al principio, las grandes empresas no son quienes más han sufrido durante esta situación.

La cadena se rompe cuando tenemos una gran parte de la población que no tiene los recursos (sean económicos o de conocimiento) para hacer lo mismo: migrar hacia medios digitales.

¿Cómo hacemos para que el sector micro (la “columna vertebral”)  tenga acceso a esa misma evolución que estamos viendo en otras esferas de la economía?

De nuevo aplica el dicho ‘divide y vencerás”: lo que hacen los grandes puede ser aplicado a todos los niveles y con sus respectivas dimensiones.

Te decimos por qué invertir en una app propia no es la mejor inversión que puedes hacer en este contenido de nuestro blog

Ya definimos que es necesaria la migración tecnológica, pero por su naturaleza, podríamos caer en la falsa premisa de que con tecnología se puede “llegar al mundo entero”.

No hay que perder de vista que el segmento micro no tiene todos los recursos logísticos y de escala para que sus productos sean de alcance ilimitado. En su lugar, la propuesta de un alcance enfocado en una zona de influencia cercana, es la mejor forma de incentivar a los micronegocios, y por consiguiente, fortalecer la “economía vecinal”.

Con una economía vecinal organizada y digital se alcanza un directorio en el que participan cocineros, peluqueros, herreros, carpinteros, paseadores de perros, profesores, albañiles o cualquier prestador de servicio que pueda cubrir una necesidad del consumidor cercano (ninguno es un gran corporativo, pero todos tienen un servicio que necesitamos en algún momento).

Asimismo, esta cercanía fomenta una relación entre personas conocidas,, donde se fomenta la confianza, la recompra y el orgullo (por lo comprado y lo vendido). Se logra el crecimiento entre vecinos, no por subsidio, sino por mérito propio.

Si los micronegocios logran evolucionar, podrían recuperar su participación dentro de la economía, en un círculo de influencia acorde con sus capacidades logísticas. La iteración de este modelo se presta a un círculo virtuoso de libre competencia, en el que pronto el consumidor también puede ofrecer sus habilidades a través de un producto o servicio y así, replicar el ciclo para encontrar rápidamente a un comprador cercano.

Si el dinero circula más tiempo en la comunidad se generan oportunidades de desarrollo, crecimiento económico e incluso plusvalía para la zona.

Una propuesta viable

En abierTTo creemos que es importante el enfoque en los micronegocios, no solo por las difíciles condiciones con las que retoman actividades tras las restricciones de la pandemia, sino por las amplias posibilidades que tienen de concentrar y multiplicar el desarrollo (tanto personal como profesional) de las comunidades donde interactuamos.

Por ello, hemos creado una plataforma que acerca la tecnología a este segmento emprendedor, a través de una app y diversas herramientas que incluyen publicidad y otros accesos de cobranza electrónica, para que los negocios de las comunidades puedan tener esa vitrina digital, con la ventaja de un registro rápido, gratuito y que inaugura la posibilidad de competir en el entorno mejor conectado pero conocido.

Eso es abierTTo, un ecosistema para crecer la economía vecinal,  la cual tiene todo el potencial de mejorar las condiciones económicas de las familias mexicanas y de toda Latinoamérica.